“Al que anda le sucede”, esta frase inagura una nueva sección del BLOG: “dichos de mi abuela”.

Y efectivamente, así fue el otro día. Si has leido las últimas entradas del blog ya sabrás que esta temporada he decidio no pisar asfalto y me he echado al monte.

Como todos los días, planifiqué mi ruta con la aplicacón de Suunto (movescount.com), observé el recorido con el Google Maps y descargué la ruta en mi pulsómetro. Preparé mi camelback con agua, un par de barritas y algo de ropa de abrigo (el vivir en un clima tropical como el de Pamplona puede tener la consecuencia de que al inicio de la ruta haya 30º C de temperatura y durante el recorrido te nieve, te granice y vuelva a hacer 30ºC ¡yuju!).

Me lance a la carrera  por la cresta de la Sierra de Tajonar, un recorrido circular,  que inicialmente era de 15 km y que tuve que acortar a 12 km por culpa de una vaca. Y es que amigos, la tecnología todavía no ha inventado un pulsometro, que te indique donde te vas a cruzar con ganado bravo. Si observas los registros de la carrera verás que ese fue mi pico de velocidad, tiembla Usain Bolt cuando a un navarro le persigue una vaca.

Resultado, un recorte digno de Manolete, diversos arañazos al saltar el alambre de espino que cercaba el prado y un infierno de 45 minutos entre bosque cerrado y zarzas.

Y aquí es donde comienza la aventura y el propósito de la entrada de hoy, ya que no podemos evitar los accidentes ( Murphy nos lo recuerda una y otra vez) si que podemos minimizar sus consecuencias.

Normalmente cuando salgo a correr, aviso a la persona más cercana donde voy a ir . Posiblemente eso me tranquilice a mi y preocupe mucho a mi pareja (cariño tienes el cielo ganado).

Pero el otro día vi un video de Valenti SanJuan  en el que hablaba de una APP para móvil llamada ALPIFY (quizás hayas visto el anuncio en TV).

Basicamente es un enlace de tu móvil con los servicios de Urgencia. Es gratuita y funciona. ¿Qué cómo lo sé?, por que la he usado. Dedicido a saber si funcionaba y con la inestimable ayuda de mis amigos Fernando y Eugenio que me animaron, decidí pulsar el botón rojo.

foto_app

Tengo que reconocer que la mezcla de sensaciones cualdo pulsas algo redondo, rojo y con la leyenda “emergencia” es entre morbo y “hay madre que la estoy liando”.

En un principio no pasó nada, simplemente un mensaje en mi pantalla que me indicaba que los servicios de alerta estaban movilizados. Pero en menos de 30 segundos recibí una llamada. Era una voz de chica que amablemente me preguntó como me encontraba y si necesitaba ayuda.

Estaba tan contento y sorprendido de que funcionara tan bien. Le expliqué a la señorita que era una comprobación y ella lejos de enfadarse me dió un breve seminario de como funciona.

Cuando pulsas el botón, tu señal de alarma llega a una centralita de la APP. Desde su centro de control te devuelven la llamada. Si contestas, ellos se encargan de gestionar los recursos de emergencia que necesites (ambulancia, rescate, los marines…). Si no contestas pasan al plan B,  localizan tu posición y ellos toman la decisión de que recurso enviarte, gestionandolo con los servicios de emergencia del 112 y enviandles tu posición.

Ahora cuando salgo a correr, siempre llevo la aplicación abierta.

4 CONSEJILLOS

  1. Siempre que salgas a correr, lleva la batería del móvil a tope de carga. Recuerda que si lo utilizas tambien como reproductor de música, la batería puede gastarse antes. Puedes adquirir una batería extra externa por si se te gasta la del móvil.
  2. Comunica a alguien donde vas y la ruta que vas a realizar.
  3. Lleva agua, algo de comer (barrita o fruta) y ropa de abrigo (cortavientos, manta térmica).
  4. Planifica tu ruta con anterioridad.

Lejos de correr con miedo, el ir preparado te ayudará a disfrutar más. Y recuerda, las inclemencias del tiempo, del terreno y lo que la vida te ponga por delante, son meras anécdotas que si vas bien equipado se convertirán en recuerdos divertidos.

3, 2, 1….GO!!!

Anuncios