Cuando somos bebes todo es nuevo. La vida se abre ante nuestros ojos y aprendemos a calibrar nuestros sentidos, nuestros movimientos. 

Con el paso del tiempo, perdemos la cualidad de explorar y sobre todo de movernos con fluidez.

La buena noticia es que el cuerpo es increíble y tiene la capacidad de recobrar en parte esas cualidades que con el paso del tiempo perdemos. 

No dejes nunca de explorar, de sentir y de repensar tus movimientos. 

Os dejo un vídeo que me encanta. Como mínimo te sacará una sonrisa. 

Anuncios